10/12/2018

Corrientes tiene otro parque nacional: Iberá

La Cámara de Diputados de la Nación sancionó ayer el proyecto de creación de la reserva, que suma 150.000 hectáreas a las 550.000 del parque provincial.   


La Cámara de Diputados de la Nación aprobó ayer la creación del parque nacional Iberá en la provincia de Corrientes, asegurando de esta forma y para siempre la conservación de 159.800 hectáreas. Las tierras fueron donadas para este fin por las fundaciones CLT Argentina, fundada por Douglas y Kris Tompkins y Flora y Fauna Argentina. Se estima que en 10 años recibirá más de 100.000 visitantes al año a través de los 8 portales de acceso al parque, que promoverán el desarrollo de las economías locales de la mano de emprendimientos y proyectos vinculados al ecoturismo.
El gobernador Gustavo Valdés, al enterarse de la noticia, indicó: “Esto es muy bueno. Junto con nuestras tierras [el parque provincial], serán 550.000 hectáreas que estarán protegidas para la preservación de nuestro medio ambiente”.
El nuevo parque suma áreas de tierras altas a las 553.000 hectáreas de esteros y humedales del contiguo parque provincial Iberá. De esta forma, se conforma el mayor parque natural de Argentina: 712.800 hectáreas con especies únicas de fauna, además de humedales, pastizales, bosques de espinal, malezales y pequeñas selvas. Este gran parque cuenta con 4.000 especies de flora y fauna, casi el 30% de las reconocidas en la Argentina.



 “Hoy es un día para celebrar. Después de muchos años de trabajo, por fin se cumple la visión de Doug y el pueblo correntino de crear el parque nacional Iberá. Con la proclamación de este parque, unido al provincial vecino, el patrimonio natural y cultural del Iberá queda protegido para las futuras generaciones de correntinos y argentinos, en un atractivo turístico de nivel internacional”, expresó Sofía Heinonen, directora Ejecutiva de CLT Argentina.
La aprobación de esta ley plasma la visión de un trabajo conjunto del equipo profesional de CLT Argentina y el Gobierno de Corrientes, con la participación de una gran cantidad de instituciones, organizaciones, empresas y las comunidades ibereñas.
La creación del parque Iberá promueve también un nuevo modelo económico basado en el ecoturismo, una fuente de trabajo sólida y genuina para los habitantes de las localidades cercanas que pueden elegir permanecer en sus pueblos y desarrollar emprendimientos sostenibles en el largo plazo. Nuevas hosterías, servicios de traslado, locales gastronómicos, así como muchos otros tipos de proyectos se han desarrollado directa e indirectamente gracias a la llegada de visitantes interesados en conocer la cultura y la naturaleza del Iberá.


En la actualidad, hay cuatro localidades que ya se están beneficiando de manera significativa por el turismo de naturaleza en Iberá, debido a sus portales de acceso al parque: Colonia Carlos Pellegrini, Ituzaingó, San Miguel y Concepción de Yaguareté Corá. Además, hay otros cuatro portales en desarrollo que beneficiarán a otras localidades, sumando más de 20 pueblos y 200.000 habitantes, que podrán crecer, desarrollarse y obtener empleo de manera directa e indirecta.
En 1997, la Administración de Parques Nacionales de Argentina invitó a Doug y Kris Tompkins a visitar el país para presentarles la oportunidad de ampliar una serie de parques en la región del noroeste argentino. Durante el viaje, los Tompkins conocieron los esteros del Iberá y vislumbraron el gran potencial de esta área para generar un modelo de restauración de ambientes y especies que pudiera ser replicado en toda la región sudamericana.
El empresario adquirió las tierras con la meta de tener triple impacto: crear un gran parque nacional; reintroducir las especies de fauna que se habían extinguido de la zona y promover el destino ecoturístico.