15/11/2018

Barros Schelotto y Gallardo juegan al misterio antes de la primera final de la Copa Libertadores

Con planteles ya confirmados, pero sin dar señales de los once iniciales, Boca y River esperan el cotejo de mañana en la Bombonera. En el Xeneize, sorpresa por la inclusión de Cardona. En el Millonario, Borré y Pratto serían la dupla de ataque.


Demasiado en juego hay para Boca Juniors y River Plate desde mañana, cuando se dispute la final de ida de la Copa Libertadores de América.
Más allá de que hay nombres “inamovibles” en uno y otro equipo, Guillermo Barros Schelotto y Marcelo Gallardo se guardan “bajo cuatro” llaves los once iniciales para el primer chico en la Bombonera, que se jugará en la jornada sabatina, desde las 17, y con el arbitraje del chileno Roberto Tobar. 

Reaparece Cardona

Barros Schelotto confirmó los concentrados de Boca para la superfinal ante River de este sábado. La novedad principal está puesta en el retorno de una figura relegada del último choque por la Copa Libertadores: Edwin Cardona.
La sorpresiva ausencia del colombiano en la lista de convocados para la revancha ante Palmeiras en Brasil, por las semifinales de la Copa, había generado mucho revuelo. Incluso su representante fue muy duro con el entrenador. Además, Edwin había quedado fuera del banco de suplentes en el duelo de ida ante los brasileños.
Esta vez, Cardona, de 25 años, integra el listado de 21 futbolistas para la primera final de Copa Libertadores, a disputarse este sábado desde las 17, en la Bombonera. Por su parte, Esteban Andrada y Emmanuel Reynoso se quedaron afuera de la primera final histórica.
Tras la jornada de trabajo, el DT xeneize confirmó a los arqueros: Agustín Rossi y Carlos Lampe; los Defensores: Lisandro Magallán, Paolo Goltz, Lucas Olaza, Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Mas y Leonardo Jara; los mediocampistas: Fernando Gago, Pablo Pérez, Wilmar Barrios, Nahitan Nández, Sebastián Villa, Agustín Almendra, Edwin Cardona; y los delanteros Carlos Tévez, Cristian Pavón, Darío Benedetto, Ramón Ábila, Mauro Zárate.

Solo el ataque

Gallardo mantiene el suspenso de cara a la primera superfinal: en la práctica desarrollada en la Reserva de Cardales buscó no dar indicios de la alineación que pondrá el sábado desde las 17 en la Bombonera. De hecho, en ningún momento de la misma paró 11 futbolistas.
Con Enzo Pérez con un lugar aparentemente garantizado en la mitad de cancha, la duda pasaría por si el Muñeco apuesta, ante la ausencia de Leonardo Ponzio (desgarrado), por un hombre de mayor marca (Bruno Zuculini) o por un volante mixto con llegada (Ignacio Fernández).
En ofensiva, los trabajos tácticas se desarrollaron con el tridente conformado por Pity Martínez, Lucas Pratto y Rafael Santos Borré. Scocco, el mencionado Ponzio y De la Cruz hicieron trabajos diferenciados, hecho que ofrece una noticia. Nacho, con una sobrecarga en el gemelo derecho, es duda para ir al banco de suplentes.
En un momento del ensayo, Gallardo paró en la mitad de la cancha a Nacho Fernández, Enzo Pérez y Palacios. Y después ingresaron Quintero por el ex-Gimnasia y Zuculini por Pérez. ¿Prueba o búsqueda de confundir al rival? Lo concreto es que, bajo el halo de misterio, Gallardo mueve sus fichas en la pizarra mientras prepara a River para la gran superfinal.

Nández y Mayada, abajo 

La Selección de Uruguay dio a conocer la lista de convocados para la próxima Fecha FIFA y ya no aparecen Nahitan Nández y Camilo Mayada. De esta manera, los jugadores de Boca y River no tendrán que viajar después de la primera final y se quedarán en la Argentina para la revancha.
En la primera nómina -provisoria-, Oscar Washington Tabárez había citado a ambos. Sin embargo, los dos equipos que jugarán la final de la Copa Libertadores e incluso la Conmebol, con un pedido formal, solicitaron que la Asociación Uruguaya de Fútbol tuviera un gesto y los desafectara.
Uruguya enfrentará a Brasil, el viernes 16 de noviembre en Londres, y a Francia, el martes 20 en París. Los futbolistas hubiesen regresado previo a la revancha, que será el 24, pero con pocos días para adaptarse nuevamente.

En medio día, volaron 10.000 entradas

Es el partido que nadie quiere perderse, el que todos quieren ver. La Bombonera explotará mañana con la primera final de la Copa Libertadores ante River y lucirá repleta, con aproximadamente 50.000 espectadores. Los fanáticos xeneizes agotaron los adicionales generales que se pusieron a la venta este jueves y varios estallaron de bronca por la ausencia de un filtro.
Para que nadie se privara de la oportunidad de pujar por su ingreso, la venta de localidades se dividió en dos turnos: en menos de media hora, volaron las 13.000 que estuvieron disponibles desde las 10 de la mañana de ayer. Lo mismo ocurrió a partir de las 19, cuando se vendieron otras 13.000.
Finalmente la dirigencia decidió no incluir restricciones para la adquisición de las entradas.
La web azul y oro colapsó a media mañana, cuando una inmensa cantidad de socios registrados intentaron reservar su ticket para el inédito choque frente a River. La página no se cayó y siempre estuvo activa, pero la gran demanda dejó en la fila cibernética a miles de asociados. Lo mismo ocurrió por la tarde noche. A diferencia del encuentro pasado con Palmeiras ($ 320), el precio de la entrada para la final ascendió a $ 800.