15/11/2018

Paso de los Libres: por la interna peronista, echan a empleados municipales

El intendente Ascúa tomó distancia del diputado Yardín y las consecuencias las padecen los trabajadores. Serían 60 los afectados.  


El peronismo en Corrientes atraviesa una ríspida interna que toma estado público y provoca consecuencias lamentables. Un nuevo caso de diferencias entre compañeros de filas tiene lugar en Paso de los Libres, donde el intendente Martín Ascúa elige a sus contrincantes dentro de su propio partido porque parece irreconciliable su relación con el diputado provincial Alberto Yardín.  El hecho podría quedar simplemente en una diferencia entre dirigentes políticos, pero va más allá. La ruptura entre Ascúa y Yardín provocó una catarata de despidos, que asciende  a “60 trabajadores municipales despedidos”.  
Parece una operación de la oposición pero desde el peronismo reconocen que Ascúa traicionó al legislador al no cumplir compromisos electorales. La inseguridad del joven intendente no perdona siquiera a los trabajadores afiliados al Partido Justicialista (PJ) porque pertenecer a la fuerza que lo llevó al Municipio no le impidió dejarlos sin trabajo.
“Serían 60 los trabajadores municipales de distintas reparticiones que fueron cesados en sus funciones”, consignó el sitio Noticias Digitales. Allí aseguran que “los agentes fueron despedidos sin fundamento alguno”.
En un contexto nacional de crisis económica, al cual los empleados municipales no escapan, la falta de sensibilidad del jefe comunal no se entiende. Por tal motivo, “la gran mayoría de ellos acudirá a la justicia ordinaria”. 
Cabe recordar que no es el primer caso porque  “en abril de este año el Municipio dictó la polémica Resolución Nº 192” con la que modificaba sustancialmente la estabilidad laboral de muchos trabajadores. Ante ello, en primera instancia, el Juzgado Civil y Comercial, a cargo de  Agustín Gatti, le dio la razón a los empleados municipales, que finalmente fueron retomaron sus lugares de trabajo.
“No hay plata y hay que recortar gastos”, es la respuesta que recibieron en ese momento los municipales. Ahora el motivo se direcciona a diferencias entre dos de los máximos dirigentes del PJ libreño.
La falta de empatía y de cintura política de Ascúa para comprender lo que significa dejar sin trabajo a los agentes municipales provoca una irreparable pérdida de acompañamiento de los libreños, quienes lo legitimaron hace un año.