11/12/2018

​La UTA presiona para cobrar los aumentos acordados en la paritaria a través de una suba de tarifas

Se cumplió el cuarto día del paro de los trabajadores del transporte. Lo que comenzó como un reclamo salarial se convirtió en una fuerza de presión al Estado nacional para demandar subsidios y aumentar el pasaje.


La Unión Tranviarios Automotor (UTA) concretó anoche la cuarta jornada de paro del servicio de transporte de 22 a 6. La medida de fuerza se fundamentaba en incumplimientos de los empresarios, que se niegan a saldar el 5,7% del un total de 15% que se negoció y se aprobó en paritaria. Sin embargo, tras reuniones diarias no hubo acuerdo entre las partes, lo que da para pensar que existe una maniobra conjunta entre el sindicato y los propietarios de empresas de transporte para presionar al Gobierno nacional y retomar la discusión por subsidios o bien conseguir la reapertura de la discusión de la tarifa.
Ante la falta de entendimiento  en las cuatro reuniones que se celebraron el lunes, martes, miércoles y ayer, todo indica que la patronal pretende que el Estado dé una respuesta a un compromiso que ellos se comprometieron a cumplir en la discusión salarial.
La medida tuvo acatamiento en todo el país y Corrientes no fue la excepción, lo que provoca malestar en los usuarios, que se convierten en víctimas de las decisiones que se toman en la Capital Federal y afectan a miles de trabajadores que deben buscar alternativas para llegar a destino.
La movilidad en la capital tuvo tal impacto que el intendente Eduardo Tassano reconoció que “la situación es complicada”.
“Sabíamos que podía pasar esto, porque los subsidios a nivel nacional distorsionaron los precios y eso determina todos los desfasajes”, analizó el jefe comunal.
Desde la Cámara Empresaria de Transporte Urbano de Corrientes (Cetuc) admitieron que no  van a cumplir con el porcentaje que deben abonar a los trabajadores porque esperan un salvavidas del Estado: subsidio o actualización del costo del servicio. “No depende de la UTA ni de los empresarios sino de las autoridades que no nos convocan a dialogar”, dijo, en declaraciones a La Dos, el vocero de la Cetuc, Javier Harfuch.
Tal es la liviandad con la que toman la cuestión los transportistas que esperan que el pueblo corra con los compromisos del sector privado. “Los funcionarios deben tomar cartas en el asunto y no lo están haciendo”, blanqueó el vocero.
Para Harfuch, las empresas no pueden cumplir con lo acordado por “el bajo nivel de ingresos” y anticipó que si no hay una respuesta de la Nación “se verán obligados a realizar reducciones en el nivel de frecuencia y con la consecuente reducción de personal en la misma proporción”.
El representante de los empresarios del transporte pidió que la Municipalidad de Corrientes convoque a las partes para discutir los costos de una nueva tarifa. “Esto lo venimos solicitando desde septiembre y es la única salida a este conflicto”, reconoció. 
Desde la delegación provincial de la UTA, el secretario general, Rubén Suárez, descartó que hoy se dé un paro de 24 horas pero dejó abierta la posibilidad en caso que la discusión en el Ministerio de Producción y Trabajo se dilate y no puedan obtener el pago del porcentaje adeudado. 
Al respecto aclaró que “avisaremos con anticipación para que la gente tome sus recaudos”.