18/11/2019

La investigación por las coimas comienza a extenderse al interior

Las últimas declaraciones ante el juez Claudio Bonadío del exsecretario de Obras Públicas de la Nación José López empezaron a develar la trama con intendentes K de varias provincias, Corrientes entre ellas.


La sombra del escándalo comienza a sobrevolar sobre varios municipios correntinos que en los últimos años estuvieron conducidos por intendentes kirchneristas. Es que el exsecretario de Obras Públicas de la Nación José López fue aceptado como arrepentido por el juez Claudio Bonadío luego de que el exfuncionario comenzara a develar el mecanismo de retornos y pagos de coimas por obras que eran sobre facturadas, hechas a medias y en muchos casos ni siquiera hechas, pero sí pagadas desde el Estado o rendidas ante el mismo como finalizadas.
El escándalo de los cuadernos de las coimas dejó al descubierto una amplia red de corrupción que lejos está de limitarse a los funcionarios nacionales, sino que llega hasta gobernadores e intendentes kirchneristas, que en los últimos doce años buscaron en el Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, oxígeno financiero para destinarlo a obras en algunos casos, campañas políticas en otros y beneficio propio en la mayoría.
Si bien hay provincias que resultan paradigmáticas en esta materia, como Santa Cruz, Buenos Aires y Chubut, son varias las que quedaron bajo la lupa de la Justicia Federal y de la Oficina Anticorrupción, que ya denunció a muchos exintendentes por graves irregularidades.
El desvío de fondos para reconstruir Comodoro Rivadavia es uno de los ejemplos  que originó una   causa judicial. Del mismo modo que en Corrientes sucede con los exintendentes de Perugorría Jorge Corona y Angelina Lesieux.
En algunas provincias, el avance de los juzgados federales en materia de investigación de hechos de corrupción es una quimera. Es que muchos jueces llegaron a su cargo de la mano del kirchnerismo o de los gobernadores a los que deberían investigar.
Además de las provincias nombradas, Tucumán, San Juan, Córdoba, Jujuy, Catamarca, Entre Ríos, Río Negro, Chaco, Formosa, Misiones y Corrientes son provincias que tienen a intendentes o exintendentes bajo la lupa de la Justicia Federal, que, en cualquier momento, podría comenzar a mandar citaciones u ordenar allanamientos.
En Corrientes, el Municipio  que no pudo escapar al escándalo, es Perugorría, donde una primera investigación detectó el faltante de 11 millones de pesos que vinieron de la Nación para obras que no se hicieron o se hicieron a medias. Corrientes, Paso de la Patria, Goya, Santo Tomé, Mantilla, Mercedes y Curuzú Cuatiá son otros de los municipios en los que ya se detectaron irregularidades en el manejo de esos fondos que provenían de la Nación.
El denominador común de la llegada de recursos nacionales a todos estas Comunas, incluso salteando a la Provincia, es quien los gestionaba y hasta los anunciaba: el senador nacional y exintendente de la Capital Carlos Camau Espínola, quien tenía llegada directa a Julio De Vido y, más aun, a José López.
En el escándalo de Perugorría, la exintendenta Lesieux dijo que parte de ese dinero faltante había ido para pagar la campaña de Camau, algo que hasta hoy el senador nacional no ha desmentido.
Lo cierto es que las palabras de López, que seguirá escuchando Bonadío, ya comienzan a dar los primeros datos de lo que pasó en el interior y echará luz también sobre Corrientes. 
Muchos de los que estuvieron involucrados, directa o indirectamente, empiezan a preocuparse cada vez más y muy en serio.