18/11/2018

Muestran por primera vez a los niños rescatados de la cueva en Tailandia

Los jugadores de Wild Boars aparecen en un video difundido este miércoles. Se los ve bien, sonriendo y saludando desde sus camas en el hospital.


El primer video de los niños tailandeses rescatados de una cueva inundada después de 17 días fue difundido este miércoles. Se los ve bien, sonriendo y saludando desde sus camas en el hospital, después de un drama que mantuvo en vilo al mundo.
El último grupo del equipo de fútbol de 12 miembros Wild Boars y su entrenador fue sacado de la cueva de Tham Luang, cerca de la frontera con Myanmar, el martes, terminando con seguridad un peligroso rescate.
“No vemos a los niños como culpables o héroes. Son niños siendo niños, fue un accidente”, dijo el jefe de la misión de rescate, Narongsak Osottanakorn, en una conferencia de prensa.
Un video de los niños en el hospital se mostró en la conferencia de prensa. Algunos de ellos, con máscaras quirúrgicas, yacían en sus camas. Algunos se sentaron e hicieron el gesto de “signo de paz” para la cámara.
Los 12 niños y su entrenador de fútbol perdieron un promedio de 2 kg durante su calvario, pero en general se encontraban en buenas condiciones y no mostraron signos de estrés, dijo un alto funcionario de salud.
Después de ser sacados de la cueva, uno por uno, comenzando el domingo, fueron llevados en helicóptero al hospital en la ciudad de Chiang Rai, a unos 70 km de distancia, para permanecer en cuarentena.
Los niños tendrían que permanecer hospitalizados por hasta 10 días, dijo el director del hospital, Chaiwetch Thanapaisal, en la conferencia de prensa. Luego necesitarían recuperarse en casa por 30 días.
Los padres de los primeros ocho niños liberados pudieron visitarlos, pero tuvieron que usar trajes protectores y pararse a 2 metros de distancia como medida de precaución. Las autoridades están preocupadas por la posibilidad de infecciones recogidas en la cueva.
Thongchai Lertwilairattanapong, un inspector del Departamento de Salud, dijo anteriormente a periodistas que uno del último grupo rescatado el martes tenía una infección pulmonar y que todos recibieron vacunas contra la rabia y el tétanos.
El comandante de la unidad SEAL de la Marina que supervisó el rescate, el contraalmirante Apakorn Yuukongkaew, elogió el esfuerzo internacional. “No somos héroes. Esta misión fue exitosa gracias a la cooperación de todos “, aseguró. La ayuda oficial provino de Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, Laos, Myanmar, China y Australia, mostró un documento del gobierno. Hubo voluntarios de Dinamarca, Alemania, Bélgica, Canadá, Ucrania y Finlandia.
Narongsak dijo que aproximadamente la mitad de los 13 buzos extranjeros en el equipo de 18 que rescataron a los niños eran británicos. Los otros cinco eran buzos SEAL de la marina tailandesa.

Con información de Reuters
Foto: Captura de video/Reuters