15/04/2024

México elige presidente, con el candidato de la coalición de izquierda como favorito

El exalcalde de la capital Andrés López Obrador se perfila como el sucesor de Peña Nieto, en un país atravesado por la corrupción, la desigualdad y la violencia narco.



1.7.18 | Con casi 90 millones de ciudadanos convocados para votar, México elige este domingo a un nuevo presidente, en comicios en los que el exalcalde de la capital Andrés Manuel López Obrador, AMLO, como lo llaman, encabezó las encuestas de opinión (48,1% de la intención de voto), durante una campaña marcada por más de 100 asesinatos de políticos por presuntos narcotraficantes.
De ganarle al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), López Obrador será el primer dirigente de izquierda en convertirse en presidente en décadas en México, la segunda economía de América Latina.
Segundo en las elecciones de 2006 y 2012, AMLO se presenta como el único hombre capaz de limpiar una clase política cuya credibilidad fue derribada por la corrupción, altos niveles de delincuencia y años de crecimiento económico inferior.
“Estamos cansados de tanta corrupción”, dijo José Alfredo Ortiz, un comerciante de 32 años que planeaba votar por López Obrador en el arenoso suburbio de Ecatepec en Ciudad de México. “Lo que la gente quiere es un cambio, alguien que gobernará de manera diferente”, añadió.
La ley prohíbe que el actual presidente, Enrique Peña Nieto, busque la reelección. Su popularidad se desmoronó cuando su nombre se vio empañado por las investigaciones sobre supuestos conflictos de interés y escándalos de malversación que envolvieron a los principales funcionarios del PRI.
“El nuevo presidente de México tendrá autoridad moral y política para exigir a todos que se comporten con integridad y hagan de la honestidad una prioridad como forma de vida”, dijo López Obrador en su campaña final en un estadio de fútbol en la capital el miércoles.
López Obrador, de 64 años, promete reducir la desigualdad, mejorar los salarios y el gasto social, así como tener un presupuesto ajustado.
Sus rivales Ricardo Anaya, un exlíder del Partido de Acción Nacional (PAN) de centroderecha que encabeza una alianza de derecha-izquierda, y el candidato del PRI José Antonio Meade, exministro de Finanzas, difieren solo en matices en su apoyo a la reforma energética .
Si sale victorioso, López Obrador enfrenta una situación de seguridad más dura que Peña Nieto. La campaña electoral ha sido la más sangrienta en la historia reciente y los asesinatos están en un nivel récord.
El próximo presidente también heredará una disputa latente con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la migración y el comercio, sin resolver las conversaciones para modificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), presionando la moneda del peso mexicano.
Trump ha amenazado con lanzar a América del Norte a una costosa guerra comercial por el TLCAN, y su insistencia en que México pague por el deseado muro fronterizo enfureció profundamente a muchos mexicanos.
López Obrador se movió con cuidado y quiere llegar a un acuerdo con Trump según el cual México trabajará para frenar la inmigración ilegal a cambio de apoyo económico.
El peso que López Obrador pueda ejercer tanto a nivel nacional como internacional dependerá significativamente de su control del Congreso, de 500 diputados y 128 senadores, donde ningún partido tuvo una absoluta mayoría desde 1997.
Las encuestas sugieren que su Movimiento Nacional de Regeneración (Morena), podría estar cerca de alcanzar una mayoría. Sin embargo, los mercados pueden reaccionar negativamente si los votantes le dan una mano demasiado libre en el Congreso.

Con información de Reuters 
Foto: López Obrador, al votar este domingo en Ciudad de México./AFP