20/06/2018

Un millón de no fumadores mueren por año a causa del humo

El dato se presentó en la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud, que se realizó en Ciudad del Cabo. La mayoría de esas muertes se producen en países en desarrollo. 


Casi un millón de personas mueren cada año por culpa del humo de cigarrillos ajenos, según la sexta edición del informe El Atlas del Tabaco, presentado en la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud que se realizó en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, y es impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
De acuerdo a este informe, el tabaco causa la muerte de unos siete millones de personas al año, 5,1 de ellos son hombres y 2, mujeres. Y la mayoría de esas muertes, el 80%, se producen en los países de ingresos medios o bajos.
El estudio fue elaborado entre la Asociación Americana del Cáncer (ACS) y la organización de salud Vital Strategies y presentado en la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud (WCTOH, por sus siglas en inglés), y busca destacar como las grandes compañías tabacaleras apuntan deliberadamente a los países más pobres y vulnerables donde es mayor la falta de regulación.
Se estima que en el mundo existen 1.100 millones de fumadores que, de acuerdo al estudio, le cuestan a la economía mundial unos dos billones de dólares, lo que representa alrededor del 2% del producto bruto interno.
“En países como Indonesia casi el 90 % de la población podría estar expuesta al humo de otras personas”, aseguró durante la presentación del informe Neil Schluger, coautor del documento.
En un comunicado, la OMS advierte que África y Medio Oriente están en un punto de inflexión para evitar cifras de epidemia.
En la conferencia, en la que participan unos dos mil especialistas de todo el mundo, también se discutieron otros temas relacionadas con el tabaquismo como el sida y la tuberculosis, o el uso de sustitutos tecnológico del cigarrillo tradicional.
Varios expertos advirtieron sobre los riesgos de que estos aparatos -como el quemador de tabaco iQOS de Phillip Morris- inunden el mercado sin que haya una legislación apropiada ni estudios suficientes para determinar su impacto en la salud.
“Tenemos una larga historia con las compañías tabacaleras con cosas como los cigarros con filtro y otros productos, que se anunciaron como más seguros pero de hecho no lo eran, así que la comunidad de control del tabaco está muy alerta y es muy consciente y verdaderamente quiere más investigación”, explicó Kelly, directora de Salud Pública en la Fundación Filantrópica Bloomberg (otra de las impulsoras del evento).
En coincidencia con la celebración del Día Internacional de la Mujer, la conferencia también lanzó un mensaje para pedir que la lucha contra el tabaquismo tenga perspectiva de género.

Más datos
En el humo de tabaco hay unos 4000 productos químicos conocidos, de los cuales se sabe que, como mínimo, 250 son nocivos, y más de 50 cancerígenos para el ser humano. El humo de tabaco en espacios cerrados es inhalado por todos; por lo tanto, tanto fumadores como no fumadores quedan expuestos a sus efectos nocivos.
Unos 700 millones de niños, o sea, casi la mitad de los niños del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco. Más de un 40% de los niños tienen al menos un progenitor fumador. En 2004 los niños fueron víctimas del 31% de las 600 000 muertes prematuras atribuibles al humo ajeno.
El tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias, entre ellas la cardiopatía coronaria y el cáncer de pulmón, en el adulto; de síndrome de muerte súbita en el lactante, y de bajo peso al nacer en el feto.
Ni la ventilación ni la filtración, ni siquiera ambas combinadas, pueden reducir la exposición al humo de tabaco en espacios interiores a niveles que se consideren aceptables. Los entornos totalmente exentos de humo de tabaco ofrecen la única protección eficaz. Contrariamente a la creencia común, tanto fumadores como no fumadores están de acuerdo en que haya entornos sin humo de tabaco.
Un entorno sin humo de tabaco en bares y restaurantes suele permitir que los dueños de éstos ahorren dinero, reduzcan sus riesgos de incendio y, en consecuencia, sus costos de seguro. A menudo ello también permite tener menores costos de renovación, limpieza y mantenimiento.
En el artículo 8 del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco se reconoce que la exposición al humo de tabaco es causa de mortalidad, morbilidad y discapacidad, y se pide a los países que adopten y apliquen medidas legislativas que protejan del humo de tabaco de segunda mano.
En muchos países de diferentes partes del mundo ya se han introducido leyes para proteger a las personas de la exposición al humo del tabaco en los lugares públicos. Las celebraciones del Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo) en todo el mundo alientan a que un mayor número de personas y países se liberen del humo de tabaco.