La reserva provincial Iberá cumple 34 años

Fue creada por Ley Nº 3771 en 1983. El aniversario es el 15 de abril.

0
256
Gentileza

La reserva provincial Iberá fue creada por Ley Nº 3771 en 1983. Este 15 de abril cumple 34 años. Es un lugar de ensueños enclavado en el corazón de la provincia, donde antiguos cauces del río Paraná formaron una compleja red de humedales compuesta por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.
El ecosistema del Iberá, segundo humedal de Sudamérica, con una extensión de 1.400.000 hectáreas, es una de las principales reservas de agua dulce del mundo. La autoridad de aplicación es la Dirección de Parques y Reservas, dependiente del Ministerio de Turismo.
El Gobierno provincial definió al turismo como política de Estado: el desafío y la oportunidad es ubicar a Corrientes como destino turístico, motor de desarrollo de su identidad, a través de una naturaleza privilegiada y una cultura plena de historia y tradición. En este contexto  se desarrolla el Plan Estratégico de Turismo Sustentable, inserto en el Plan Estratégico Provincial 2021 y el recientemente iniciado el Plan Maestro de Desarrollo del Iberá, como prioridad nacional y provincial.
El Iberá, como marca distintiva, es una prioridad para los Gobiernos provincial y nacional, con conceptos de respeto y sustentabilidad. Su promoción internacional, a partir de nuevas estrategias de promoción y marketing, le confieren de manera acertada cada vez más visibilidad como destino turístico por excelencia.

Los pioneros

En 1983, la difícil tarea de preservar los recursos naturales estuvo a cargo Vicente Pico Fraga e Ince Apóstol, como coordinadores del primer grupo de guardaparques integrado por Lucas Piedrabuena, Domingo Cabrera, Ramón Cardozo, Bernardo Fariña, Ramón Molina, Félix Rodríguez, Bruno Leiva y Humberto Rodríguez.
Fueron 34 años de transformaciones y un cambio de paradigma donde priman la naturaleza como motor de desarrollo, unido al innovador concepto de producción de naturaleza, la identidad y la cultura, el ecoturismo y las alianzas estratégicas de los Estados nacional y provincial, Municipios, comunidades locales, fundaciones y entidades intermedias.

línea de tiempo

Entre 1981 y 1991, Corrientes asume el compromiso de la conservación de fauna silvestre, se crea la reserva natural en 1983 y relaciona la conservación del sistema Iberá con actividades turísticas de bajo y nulo efecto sobre el medio ambiente.
Entre 1991 y 2001, Corrientes avanza lentamente en decisiones que permiten definir el régimen de parques provinciales, monumentos naturales y reservas naturales.
La fauna en vías de extinción asume un papel protagónico, declarándose monumentos del Iberá, y en ese contexto de protección del medio ambiente y la biodiversidad, se crea la Dirección de Parques y Reservas y el cuerpo de guardaparques provinciales.
Carlos Pellegrini sienta las bases de la primera colonia ecológica en la provincia de Corrientes sobre la laguna Iberá. Otro hecho fundamental es la sanción de la Ley de Estudio de Impacto Ambiental en 1996 y la creación del Instituto Correntino del Agua y Medio Ambiente en 2001 como autoridad de aplicación de los espejos de agua.
En el ámbito nacional, la presencia de la figura de Parques Nacionales genera en la provincia la creación del primer parque nacional, Mburucuyá (2001). Entre 2001 y 2011 se aprueba el primer código de aguas de la provincia y se declara Sitio Ramsar a la laguna Iberá.
Se efectúa el primer Plan de Manejo de la Reserva Natural del Iberá (2005). Se establecen los primeros contactos entre el Gobierno provincial y la fundación ambientalista CLT (2005). Se definen los primeros presupuestos mínimos de protección ambiental (2007).
Se garantiza el régimen de uso de tierras y aguas en el parque y reserva provincial Iberá en relación con la agricultura, la ganadería y los recursos forestales (2009). Se pautan procedimientos administrativos para estudios de impacto ambiental (2009) y posteriormente se efectúa la primera zonificación del Iberá (2011).
Paralelamente, en 2003 se aprueba la primera ley que regula las actividades turísticas en el territorio provincial, la que no fue reglamentada. En este contexto, la Secretaría de Turismo de la Nación propone para la Provincia de Corrientes un Programa de Destino Emergentes para el desarrollo de Municipio continuos al Iberá, con el fin de conformar una Ruta Escénica.
En 2011, se delimita la línea de ribera de la laguna Iberá y se reglamenta el uso de sus espejos de agua. Desde 2012 en adelante se profundiza el concepto de línea de ribera y se avanza en reglamentaciones parciales vinculadas a usos turísticos permitidos.
La reestructuración de ministerios de 2013 crea el Ministerio de Turismo, enlazando turismo y medio ambiente. Con este conceptos se crean dos Subsecretarías: Turismo y Medio Ambiente y Promoción e Inversiones Turísticas.
En 2014 se aprueba la segunda Ley Provincial de Turismo Nº 6309, la que está siendo reglamentada. Se crea la carrera de guardaparques en el ámbito de la Universidad Nacional del Nordeste, en un trabajo conjunto con el Gobierno provincial y se reconoce el Día del Guardaparque Correntino. Además, se reconoce la figura del 5º monumento natural del Iberá, el oso hormiguero grande.
En la gestión mixta generada entre el Gobierno provincial y la fundación The Conservation Land Trust (CLT) se avanza de manera conjunta y sostenida con instituciones de investigación, la Universidad Nacional del Nordeste y otras entidades no gubernamentales, en procesos de reintroducción y translocación de especies extinguidas. Esto implica una gestión mixta de la biodiversidad para la producción de naturaleza en la reserva natural provincial del Iberá: aguará guazú, oso hormiguero grande, pecarí de collar, venado de las pampas, yaguareté (Tobuna en 2015, Nahuel en 2016 y Chiqui en 2017), guacamayos (2015), entre otros. Ingresa el tapir entre 2016.
Se toma la decisión política a nivel provincial y nacional de desarrollar el Plan Maestro de Desarrollo del Iberá y se gestiona el registro de Marca Iberá con sello provincial, regional, nacional e internacional identitario.
Se crea el parque nacional Iberá. Así la Nación y la Provincia avanzan con acciones integradoras de administración compartida.
El Comité Iberá coordina el trabajo de las distintas áreas de gobierno que están involucradas en el plan, supervisa la elaboración de los proyectos ejecutivos y supervisa el avance de las obras hasta su concreción, a fin de dar cumplimiento a lo establecido en el Plan Maestro para el Desarrollo del Iberá.