Desarrollan un virus que ataca solo a las células cancerígenas

El método podría reducir los efectos secundarios de los tratamientos convencionales.

0
71

La ciencia continúa abriéndose camino en la lucha contra el cáncer. Científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps) y del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona crearon un virus que ataca de forma selectiva a las células tumorales sin que las sanas se vean afectadas. Los resultados de su trabajo se publicaron este jueves en la revista Nature Communications.
A lo largo de la última década se vinieron desarrollando terapias basadas en la creación de virus genéticamente modificados como herramienta en la lucha contra diferentes enfermedades.
Este tipo de técnica –conocida como viroterapia– pretende crear métodos para eliminar de forma eficiente las células cancerígenas sin afectar a otros tejidos, limitando así efectos secundarios adversos presentes en la mayoría de tratamientos convencionales.
El problema es que cuanto más potentes son estos virus, mayor es su toxicidad.
Para eliminar los posibles riesgos de su introducción en el organismo, los científicos han seleccionado un adenovirus –variedad muy efectiva en la eliminación de células tumorales– para modificar su genoma de forma que identifique y actúe sólo en tejidos infectados.

El indicador clave

En el centro de este proceso se encuentra un grupo de cuatro proteínas, llamadas CPEB. En 2013 el investigador del IRB Raúl Méndez, uno de los coautores del estudio que se presenta ahora en Nature Communications, publicó un trabajo en el que señalaba a la proteína CPEB1 como reguladora de más de 200 genes ligados con la proliferación celular y el desarrollo tumoral.
Según Méndez, esta proteína “está muy expresada en un tejido normal pero se pierde en el tumoral”.
En el lado contrario, los investigadores descubrieron que la expresión de la CPEB4 se dispara en células cancerosas, lo que la señala como un elemento necesario para el crecimiento del tumor.
“Por eso nos hemos centrado en ese desequilibrio entre las dos proteínas y su variación en tejidos sanos y en tumores”, dice Méndez, “y lo hemos aprovechado para crear un virus que sólo ataca a las células con niveles altos de CPEB4 y bajos de CPEB1”.

Paso a ensayos clínicos

Cuando los virus modificados entran en células tumorales, replican su genoma y las destruyen, liberando más partículas del virus que infectan a otras células cancerígenas.
Esta actividad fue monitorizada en modelos in vitro de cáncer de páncreas y su crecimiento se ha controlado también en ratones.
Así, los investigadores pudieron confirmar una actividad viral limitada en células sanas, mientras que en las tumorales se mantenía o aumentaba la potencia de los virus.

Fuente: elmundo.es