La foto

0
Agencia O Globo/vía Extra

El brillo del carnaval de Río de Janeiro, que este año repitió momentos de gloria artística, quedó opacado debido a las fallas en la seguridad de las carrozas y los accidentes levantaron una alerta sobre cómo establecer un equilibrio entre el espectáculo y la alegría genuina de la fiesta.
Fuentes médicas informaron que cinco personas permanecen graves tras el accidente ocurrido esta madrugada en el desfile de la escuela de samba Unidos da Tijuca, en el sambódromo carioca, informó el diario Extra, de Río.
La agrupación del barrio de Tijuca sufrió el accidente en el inicio de su desfile, cuando en la carroza que representaba la ciudad de Nueva Orleans, una estructura a 7 metros de altura, cedió y provocó la caída de una veintena de bailarines.
Fue el segundo accidente en este carnaval en la avenida Marquês de Sapucaí, ya que el domingo a la noche una carroza de la escuela Paraiso de Tuiutí perdió el control y atropelló a 20 personas, tres de las cuales debieron ser operadas por fracturas expuestas.