Hallaron el cuerpo de Rogelio Schweig, el misionero desaparecido tras caer con su auto en el arroyo Guazú

Lo confirmó el juez de Instrucción de Esquina. El cadáver fue encontrado esta mañana, a varios kilómetros del puente derrumbado.

0
Esquina Imagen

La Prefectura halló esta mañana el cuerpo Rogelio Schweig, el misionero desaparecido el miércoles pasado, cuando el automóvil en que viajaba junto con su esposa, Elena Dzikovski, cayó en el puente roto del arroyo Guazú, en el Paso Santa Rosa. La mujer fue rescatada por personal del Ejército apostado en el lugar, pero el hombre desapareció tras pedirle a gritos a su esposa que buscara la orilla.
El cuerpo de Schweig, de 47 años, fue hallado en el Guazú, a 2 kilómetros aguas abajo del accidente, próximo a la desembocadura del arroyo al río Corriente, por personal de la Prefectura de Esquina, a las 9.45 aproximadamente.
El juez de Instrucción, Gustavo Vallejos, confirmó que el cadáver hallado esta mañana es de Schweig, consigna Actualidad Esquina. El cuerpo fue trasladado a la morgue del hospital San Roque, de esa localidad, donde a las 13 el hermano de la víctima, Cristian Schweig, y su pareja, Roxana, confirmaron la identidad.
Estiman que mañana lunes el cadáver será entregado a sus familiares para que lo trasladen hacia la ciudad misionera de Andresito, en el norte de la provincia de Misiones, de donde es oriundo Schweig.
La Prefectura continúa con la búsqueda de la camioneta.
Schweig y Dzikovski habían salido de Andresito (Misiones) hasta la ciudad de Corrientes. De ahí fueron para Goya, durmieron un rato y volvieron a salir el miércoles 12 de julio para Buenos Aires. Según la sobreviviente de la tragedia, esa madrugada había mucha neblina, por lo que iban despacio. Cuando se dieron cuenta la camioneta se cayó al agua. La camioneta cayó con las ruedas hacia arriba. La misma presión del agua la dio vuelta. Ahí salieron por la ventanilla, ella se largó primero y su marido atrás. Nadaban a la par. Hasta que en un momento la corriente lo llevó a Rogelio un poco más atrás. Él le gritaba “salí a la costa Eli, no sigas nadando contra corriente”, publicó Misiones Online.
Finalmente ella llegó hasta unos arbolitos, hizo pie en un montículo de arena, se paró y se sentó ahí en los árboles. Desde ahí trató de guiar a su marido para que la alcanzara. En eso sintió un gemido como un grito y él se hundió y no salió más. Ella vio cuando su marido se hundía.
A los 3 minutos la rescató el Ejército, y lo primero que hizo fue pedirles que sacaran del agua a Rogelio, pero tras varias rondas en busca de él, no pudieron encontrarlo.