Procesaron a 10 narcos, de los cuales 4 fueron detenidos en Goya

Están acusados de acopio y tráfico de marihuana. La investigación determinó que cruzaban la droga para distribuirla en Santa Fe.

0
318
Archivo

El juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, procesó con prisión preventiva a 10 narcos, 4 de ellos detenidos en Goya durante un operativo que realizó la Policía de Santa Fe en diciembre pasado.
La investigación judicial estableció que la  banda ingresaba la marihuana desde el Paraguay a la provincia de Corrientes. Luego, la trasladaba hasta la ciudad de Goya  desde donde la cruzaban a Reconquista cruzando el río Paraná en lancha o en canoa. Posteriormente  se disponía la distribución del estupefaciente a otras ciudades santafesinas.
En la resolución del magistrado que dispuso el procesamiento, enfatizó que la “línea de Goya es una de las rutas más importantes de la droga del noreste del país”, y señaló que la investigación “descubre un entramado de participación de fuerzas de seguridad”.

Quiénes y cómo operaban

La investigación policíaco-judicial determinó que Javier Oscar L., alias Cabeza, fue sindicado como el correntino proveedor del estupefaciente para el norte santafesino y también las provincias de Chaco y Entre Ríos.
Lo hacía en sociedad con su pareja, Valeria R., y su colaborador de extrema confianza, Carlos R. alias el Gordo, quien se desempeñaba como el comercializador de las actividades.
Por su parte, también fue identificado como parte del negocio, Federico Hernaldo C., alias Gringo, como socio distribuidor del Gordo, encargado de establecer los contactos y puntos de venta en los kioscos de Goya.
A este se suma el rol de Antonio Fabián Q. apodado Cotorra, quien tenía el rol de almacenar los estupefacientes en el stud que tenía Cabeza en el Jockey Club de Goya, ya que se dedicaba a la cría de caballos.
Los compradores que se abastecían de Cabeza lo hacían desde el puerto de Reconquista, ubicado a 12 kilómetros de la ciudad cabecera del departamento General Obligado. Uno de ellos, Denis Damián G., alias el Rosarino, fue el primero en ser identificado por los investigadores como quien, de manera fluvial, traía desde Goya hasta el puerto santafesino panes de marihuana que eran suministrados por el clan narco liderado por Cabeza.