“Dejaron mal parada a la Policía de Corrientes”, manifestó Colombi

Reiteró que “no se cuestionó el operativo” sino “la metodología de las actuaciones” y la “falta de cumplimiento de ciertos protocolos”.

0

El gobernador Ricardo Colombi  reiteró ayer que “dejaron mal parada a la Policía de Corrientes” y enfatizó que “en ningún momento se intentó interferir en el procedimiento”. Señaló que se “se cuestionó la metodología de las actuaciones porque no se respetaron ciertos protocolos cuando se ingresa a otras jurisdicciones”. Manifestó también que “con una comunicación se evitaba esta situación y hasta se podría haber ofrecido colaboración”.
El miércoles 21, alrededor de las 5.30 ingresaron a la ciudad de Corrientes 40 efectivos en 20 móviles de la Policía de Santa Fe.
Apenas bajaron del puente General Belgrano recorrieron la zona de la avenida costanera General San Martín y alzaron a 16 muchachos y los llevaron como testigos de los múltiples allanamientos antinarcos que realizaron en Goya.
El conflicto estalló cuando los familiares de esas 16 personas empezaron a preguntar quién los había llevado y cuál era el destino.
Concurrieron a la Policía de Corrientes y desconocían la situación, por lo que acudieron a la Justicia, donde presentaron habeas corpus.
En declaraciones a LT 10 Radio Universidad de Santa Fe, el mandatario comentó que “cuando me comentaron lo que había pasado, quedé sorprendido por la metodología del procedimiento al quebrar los protocolos para este tipo de actuaciones, dejando mal parada a la Policía de Corrientes”.
Recordó que “todo se origina cuando el juez federal de Reconquista dio una orden de allanamiento en la ciudad de Goya. No cuestionamos la decisión del juez, sino la metodología de la Policía de Santa Fe para dar cumplimiento a esa orden”.
El gobernador dijo que “al pasar por la ciudad capital levantaron a 16 personas, la mayoría jóvenes (algunos menores también), que salían de su trabajo. Lo llevaron de testigos a una ciudad que está a más de 200 kilómetros. Eso es lo que se cuestionó porque se los llevaron y no dieron tiempo a que avisen a sus familiares. Los que vieron el procedimiento concurrieron a avisar a los padres o esposas. Acudieron a la Policía de Corrientes, que desconocía  el hecho y generó más angustia en los familiares”.
Colombi indicó que “no estamos en contra de la cuestión de fondo. Inclusive, por cuestiones protocolares, tendrían que haber enviado un comunicado de jefe a jefe, o de organismo a organismo con el solo objetivo para avisar”.
Expresó que “algunos padres al no tener certeza que había pasado con sus hijos formalizaron la denuncia”.
Aclaró que “circunstancialmente, por razones de agenda oficial, me encontraba en la ciudad de Goya. Allí me enteré de lo que estaba pasando con esos chicos a través de una una comunicación del jefe de la Policía de Corrientes, que me transmitió la inquietud de un grupo de padres. Como me encontraba allí, quise interiorizarme de la situación de esos jóvenes. De ninguna manera se trató de interferir los procedimientos”.
Sobre el rumor de que un familiar del jefe de Policía de Corrientes que estaría involucrado con los vendedores de drogas, Colombi se mostró molesto y en ese sentido dijo que “no corresponde entrar en ese juego. No defenderé lo indefendible. Son rumores plantados por la Policía de Santa Fe, que apunta a denigrar a los correntinos. Están jugando con la dignidad de los correntinos. Todo esto está armado para tapar el mal procedimiento que hicieron. Tienen que admitir que cometieron fallas en una orden que dispuso un juez federal. Podrían haber evitado esa situación”.