Boca Juniors relegó puntos al perder con Talleres, pero no el liderato del torneo

El Xeneize sucumbió ante su par cordobés en la Bombonera. Oscar Benítez puso en ventaja a los del Mellizo, pero la “T” lo dio vuelta con tantos de Ramis y Reynoso. San Lorenzo también cayó y por ello en la punta no hubo cambios.

0
Gentileza

Boca Juniors tropezó después de 14 partidos (10 triunfos, 4 empates) y sufrió la segunda derrota en el certamen, la primera en la Bombonera.
El conjunto xeneize se puso en ventaja por intermedio de Oscar Benítez a los 25 minutos de la parte inicial, quien luego salió lesionado.
Talleres, que no ganaba en la Bombonera desde hacía 31 años (4-2 en el campeonato de Primera División 1986), dio vuelta la pizarra, con las conquistas de Victorio Ramis a los 45 minutos del primer tiempo y Emmanuel Reynoso a los 36 del complemento.
En los primeros 45 minutos, Talleres eligió defenderse con la posesión de la pelota. Así y todo, al conjunto del mellizo Barros Schelotto no le faltaron ocasiones para desnivelar. Ya en el minuto inicial, un remate cruzado de Pavón no fue conectado por ningún compañero.
Llegó el tanto de Boca sobre los 2, con un centro de Pérez, que fue peinado por Benedetto y definido por Benítez.
Sobre el final de la etapa, cuando Boca parecía dominar la situación llegó la maniobra hábil de Reynoso que le puso una pelota bárbara a Ramis, que concretó el empate con un potente disparo bajo.
En la segunda parte, los dos equipos aflojaron en el ritmo. En ese contexto, los conducidos por Kudelka apostaron a un esquema más conservador y le cedieron la iniciativa a un adversario que confundió los caminos y jamás halló claridad.
Es cierto que Boca tuvo sus situaciones para volcar la balanza a su favor, pero también lo es que nunca apareció la jerarquía de Fernando Gago, la profundidad de Cristian Pavón y el olfato de Benedetto.
Los hinchas xeneizes protestaron un penal no otorgado por el árbitro Ariel Penel por una mano de Juan Cruz Komar (19 min), pero eso quedará en la anécdota.
Talleres, con sus armas, esperó y fue inteligente para aprovechar una de las pocas que tuvo en el segundo período. Un pelotazo largo del arquero Herrera encontró a un Sebastián Palacios que tomó un rebote en el área y colocó la pelota junto al palo derecho de Rossi.
En el tramo final del cotejo, el elenco xeneize mostró la intención, pero le faltó inteligencia como para desequilibrar a un rival ordenado.