San Martín batalló para ganarle al Milrayitas

El Rojinegro, que debió pelear más de la cuenta, frenó por un ajustado 71-65 al entonado Peñarol y alargó su buena racha.

0
22
Gentileza

En un encuentro complicado, San Martín de Corrientes logró un notable triunfo sobre Peñarol de Mar del Plata, que llegaba entonado, por 71-65, en una nueva fecha de la segunda fase de la Liga Nacional de Básquet (LNB). El partido se disputó en el Fortín Rojinegro, con parciales de: San Martín: 14-19, 31-37 (17-18), 51-49 (20-12), y 71-65 (20-16).
El cotejo comenzó con San Martín muy activo, aplicando la primera ventaja, ante una débil defensa de Peñarol, por 7-3. El partido comenzó a igualarse, con el correr de los minutos, y la visita empezó a tomar las riendas del juego, dejando sin vías de gol al local y dando vuelta el tanteador. Así tomó la delantera y ganó el primer cuarto por 19-14.
En el segundo período, como en el primero, el Rojinegro arrancó muy atlético, dejando sin ideas al rival, y rápidamente igualó las acciones, para luego ponerse arriba en el marcador por un leve 23-21.
Ambos equipos comenzaron a jugar golpe por golpe, las acciones se emparejaron, y se dio un cotejo de ida y vuelta. Este juego benefició al Milrayitas, que estuvo más acertado y volvió a llevarse el final del cuarto, para irse al descanso venciendo al local por 37-31.
Luego del entretiempo, los dos elencos se igualaron en el juego, pero con un San Martín con mejores decisiones, y empezando a tomar las riendas con su gran ataque. Aun así, Peñarol no se quedó atrás y aprovechó la leve defensa del local, que no frenaba las ofensivas visitantes y se alejó por 10. A pesar de no estar en su mejor momento, el Rojinegro mejoró y marcó un parcial de 10-0, que lo regresó al partido y que terminó maquillando sobre el final para ganarlo por 51-49.
En el cuarto decisivo, el Santo aprovechaba la pequeña diferencia y jugaba a su ritmo, lo que produjo una desconcentración del elenco marplatense, que se alejó del local por 61-54.
Con la ventaja a su favor, San Martín solo debió frenar a Peñarol, que buscó por todos los medios descontar pero sin un buen resultado. El juego terminó con un nuevo triunfo del Rojinegro por 71-65.