Les enrostran a Camau y Ríos su pasado kirchnerista en medio de la interna del PJ

Fue con una pegatina de afiches en los que se los asocia con Cristina Fernández y una elección que representará la vuelta de la expresidenta al escenario político nacional. Sospechan que es un pase de factura del ala dura K.

0
276
Gentileza

La ciudad apareció ayer empapelada de afiches con los rostros del intendente Fabián Ríos y del senador nacional Carlos Mauricio Camau Espínola, junto a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en lo que fue parte de una campaña de los mismos afiliados del Partido Justicialista, que consideraron que el acuerdo de cúpula entre estas dos figuras del justicialismo actual dejó a muchos compañeros afuera, al tiempo que representó una traición a la “compañera jefa”.
Justo en el momento en que Camau busca lavarse el sello indeleble que supo lucir orgulloso por haber sido el abanderado y niño mimado del kirchnerismo en Corrientes, aparece esta medida, que viene a ser un pase de facturas de los sectores más radicales identificados con el modelo nac&pop. Sin duda, golpea a ambos, justamente porque viene a opacar el operativo despegue que ensayan desde hace un tiempo tanto el exintendente de la Capital como su sucesor. Es que ambos saben del desprecio que existe por parte de los correntinos hacia lo que sería el gobierno más corrupto desde la vuelta de la democracia.
Las críticas que José Pitín Ruiz Aragón descargó contra su compañero de boleta en 2015 tras su coqueteo con los operadores del macrismo y luego con la alianza que cerró con Sergio Massa lo pondrían bajo sospecha de ser el autor, sobre todo teniendo en cuenta que Cristina habría puesto el grito en el cielo por el distanciamiento de los hoy hombres más reconocidos del justicialismo correntino.
Ríos se volvió hacia el peronismo ortodoxo, se olvidó del kirchnerismo y abandonó el estilo confrontativo propugnado en lo discursivo por la “compañera jefa”, en los tiempos que dirigía la batuta, mientras reza para que los escándalos de corrupción y narcotráfico que comenzaron a destaparse con referentes del Frente para la Victoria (FPV) no lo rocen.
Camau, directamente, borró de su memoria a Cristina, a Néstor y a todos los actores de la denominada (por ellos) “década ganada”, sabiendo que recordarlos o citarlos representa, automáticamente, perder votos.
Esto generó el odio de los sectores del kirchnerismo del ala dura y repercutió en este “operativo pegatina”, donde se desconfía de La Cámpora y la Corriente Peronista Federal, los dos sectores más identificados con los K.
Asimismo, la interna que se llevó a cabo el domingo pasado en varios distritos del interior provincial dejó como siempre heridos de consideración que podrían haber encendido otros focos, lo que justificaría esta medida muy propia de los peronistas.
Esto se suma al escándalo de la semana que dejó maltrecho al FPV, teniendo en cuenta que el intendente de Itatí es un hombre de esa fuerza y de confianza de Rodolfo Martínez Llano, quien lo promocionó como candidato a jefe comunal. Hoy el exlegislador provincial es jefe de campaña de Camau.