Carlos Vignolo alertó sobre quienes difaman: “Quieren hacer creer que todos somos iguales”

El funcionario provincial dijo que “muchos quieren confundir a la gente” con falsas acusaciones, luego del caso de Itatí. Llamó a “librar la batalla más difícil: la batalla contra la droga y sus consecuencias”.

0

El ministro Carlos Vignolo denunció “versiones malintencionadas”, tras el operativo antinarco en la localidad de Itatí que dejó presos a sus máximas autoridades locales. “Quieren hacer creer que todos somos iguales”, sostuvo el funcionario provincial e instó a “aprovechar” esta situación para esclarecer “quién es quién”. Consideró “un deber defender a Corrientes y a los correntinos” y llamó a “librar la batalla más difícil: la batalla contra la droga y sus consecuencias”.
Las líneas que se transcriben a continuación, son las expresiones de Vignolo en primera persona: “Mirando hacia atrás, no hace mucho tiempo, hemos vivido una era de hierro. Aquellos fueron momentos de decisiones difíciles, de emprendimientos épicos. Tiempos de acero, tiempos en los que hubimos de navegar tormentas y afrontar solitariamente múltiples peligros.
Cuando digo solitariamente, estoy diciendo que esta provincia fue dejada sola, aislada, exilada. Castigada con el ostracismo político y económico por el supuesto delito de querer ser autónoma. Pagamos el precio del exilio interno, que nos costó muchos sinsabores, pero también nos forjó un espíritu inquebrantable. Opositores y partidarios, amigos y rivales; todos ellos saben de las convicciones tozudas de este sociedad correntina, convicciones tesoneras de la gente que también son las mías.
El tiempo que se abre ante nosotros es el progreso de Corrientes. Si el tiempo de ayer estuvo dominado por la necesidad, el que viene  estará subrayado por lo bueno y lo humano.
Miradas las cosas en larga perspectiva, ya sabemos que no es fácil: el centralismo y el rencor político no son obstáculos que se venzan de una vez y para siempre.
Todo esto quiere decir: vivimos hoy un momento fundacional. Creo que en Corrientes la ideología primera no puede ser sino un humanismo; una prioridad del hombre, de sus necesidades y derechos. En Corrientes, no debemos dejar  que nos entusiasmen en utopías inviables como le gusta cierta izquierda, ni en el pragmatismo que favorece el statu quo y las inequidades, como quiere cierta derecha.
Hace poco nos ha dejado un pensador ilustre y cosmopolita, un estudioso búlgaro que pensaba en lo humano. No podemos sino estar de acuerdo con una definición que nos sugiere Todorov del humanismo: el humanista no cree en las virtudes intrínsecas, ni del pueblo ni de los individuos, y mucho menos en la existencia de intérpretes o jefaturas esclarecidas de aquéllos. Cree, más bien, en el hombre concreto, instintivamente sociable y también constructor de instituciones que le pongan a salvo de su falibilidad. Creo en Corrientes, pero fundamentalmente creo en el correntino y, ante las versiones malintencionadas, muchos quieren confundir a la gente. Quieren hacer creer que todos somos iguales. Pero, no es así. Esta es y será una provincia de profundas convicciones. Como correntino, nuestro primer deber es hacer las cosas bien, y defender a Corrientes y a los correntinos. Esta es la oportunidad que estuvimos esperando para librar la batalla más difícil: la batalla contra la droga y sus consecuencias. Esta oportunidad es única porque en Corrientes nos conocemos todos, aprovechemos y sepamos quién es quién. De qué lado están”.