Narcotráfico en Itatí: la flota de vehículos y lanchas hallada daría paso a una causa por lavado de dinero

Por ahora, los detenidos en el operativo “Sapucay” están imputados por tráfico de drogas y asociación ilícita.

0
Gendarmería Nacional

El juez federal porteño Sergio Torres, que ordenó las detenciones en el marco del operativo “Sapucay”, estimó ayer que “seguramente” se abrirá una investigación por lavado de dinero en la megacausa por narcotráfico en Itatí, por la que están detenidos el intendente de esa localidad, Natividad Roger Terán, y su vice, Fabio Aquino.
Torres dijo, en diálogo con Radio 10, que los delitos que se investigan son “violaciones varias a la ley de estupefacientes y asociación ilícita”, pero, a raíz de la cantidad de vehículos y lanchas secuestrados en el operativo, se abrirá una investigación por presunto lavado de dinero.
El juez porteño comentó que la mayoría de los imputados “no declaró” y que “hay alrededor de 10 prófugos” en la causa por narcotráfico en Corrientes.
El magistrado, que el viernes empezó a tomar indagatoria a 26 detenidos, recordó que la megacausa de Itatí se inició con una investigación que viene desde 2014, un desprendimiento de otras investigaciones. “Estamos hablando de alrededor de 400 causas”, afirmó Torres.
Dijo que tienen “muchas horas de escucha desde hace mucho tiempo a muchas de las personas ahora detenidas” y aseguró que en las conversaciones hay “eufemismos” para referirse a la droga, como los términos “dorado” y “surubí”.
Torres confirmó que el menor de 16 años que está imputado en la causa fue liberado tras hacerse “todos los informes sociales correspondientes y fue entregado a un familiar”.

Para Soto Dávila, “hay una presión mediática tremenda”

En tanto, el juez federal Nº 1 de Corrientes, Carlos Soto Dávila, que maneja la mayoría de las causas por narcotráfico que se tramitan en la provincia, reaccionó contra las críticas sobre su trabajo al asegurar que “hay una presión mediática tremenda a nivel nacional”.
Soto Dávila salió al cruce de los cuestionamientos realizados por la religiosa Marta Pelloni, quien lo criticó por no haber decidido antes las detenciones de funcionarios y policías involucrados en causas por narcotráfico en la ciudad correntina de Itatí.
“La monja Pelloni me ha agredido en forma permanente haciendo imputaciones de todo tipo contra el Juzgado Federal de Corrientes a mi cargo”, dijo el magistrado, quien agregó que existe una única denuncia realizada por Pelloni en 2011, que “fue desestimada por la fiscalía por inexistencia de delito”.
Soto Dávila no solo fue cuestionado por Pelloni sino también por el fiscal federal de Corrientes Carlos Schaefer justo cuando trascendió que la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), a cargo del fiscal Diego Iglesias, le viene solicitando al juez que unifique todas las causas penales sobre narcotráfico en Itatí, en las que están mencionadas las mismas personas, como el intendente de esa ciudad y su vice, y policías.
Fuentes judiciales aseguraron que el magistrado hizo caso omiso al pedido de la Procunar, lo que motivó diferentes reclamos judiciales. Finalmente, fue el juez federal porteño Sergio Torres el que ordenó las detenciones de Terán y de Aquino, entre otros, en el marco de una causa por el tráfico de unas 15 toneladas de marihuana semanales, las que se concretaron finalmente el martes pasado.
“Todo está bajo la lupa, pero hay que aportar pruebas. Hay una presión mediática tremenda a nivel nacional y para colmo está en juego en la provincia de Corrientes el próximo gobernador. Se está mezclando la presión política con este tema (del narcotráfico), este mismo año se elige gobernador y hay una turbulencia terrible”, dijo Soto Dávila.
El juez federal correntino habría sido mencionado por un testigo de identidad reservada. Dijo que “en la Delegación de la Policía Federal” de Corrientes había un tal Toledo, que “era el jefe de los oficiales de la parte de investigación”, que “llamaba al Juzgado Federal de (Carlos) Soto Dávila” y “hablaba también con un secretario del Juzgado, que se llama Molina”.