El vice de Itatí declaró que su relación con Terán fue “muy fea” y pidió ser encarcelado lejos de él

Fabio Aquino contó que pensó en candidatearse como intendente y que tuvo que ir al psicólogo porque la pasó “muy mal todo este tiempo”.

0
Los detenidos en Itatí fueron trasladados ayer al Juzgado Federal Nº 12./ Télam/ vía Clarín

El juez federal Sergio Torres comenzó ayer a tomarles declaración indagatoria a los 26 detenidos en el megaoperativo antinarco realizado en Itatí, el martes pasado, cuando quedaron detenidos el intendente de esa localidad, Natividad Roger Terán, y su vice, Fabio Aquino.
En medio de rumores no confirmados sobre la existencia de nuevos arrepentidos, trascendió que ambos negaron estar vinculados a las organizaciones narcos, que, de acuerdo con la investigación, distribuían semanalmente entre 6 y 15 toneladas de marihuana paraguaya a 7 provincias argentinas, con Itatí como puerta de entrada de la droga.
“No lo sé, sinceramente”, contestó en su indagatoria Aquino cuando le preguntaron si creía que Terán podía estar involucrado en el tráfico de marihuana. Representado por el abogado Rodrigo González, el viceintendente de Itatí negó toda relación con el narcotráfico, cargó las tintas contra el jefe comunal y trató de explicar algunas circunstancias oscuras que están recopiladas en la causa, informó Clarín.
Aquino se mostró casi como un enemigo de Terán, al punto que al final de su declaración solicitó expresamente no ser alojado en el mismo pabellón que el jefe comunal del Frente para la Victoria (FPV).
“Fue una relación muy fea. Al año que asumimos me le senté para renunciar y me dijo que lo esperara, que me iba a dar el lugar que me merecía, y me convenció”, declaró Aquino, quien se presentó como un comerciante común y corriente dedicado a “la compra-venta de motocicletas y vehículos de bajo valor, además de manejar la mitad de una ferretería y un corralón de materiales junto a su exesposa.
Según Aquino, la relación con Terán nunca fue buena. “Empecé a pensar de aguantar, para en las próximas elecciones (son este año) presentarme como intendente. Para llegar a eso estuve con tratamiento de un psicólogo porque la pasé muy mal en todo ese tiempo”, concluyó.
Durante su indagatoria, Aquino debió enfrentarse a la existencia de escuchas y pruebas en su contra, además del hecho de que su hermano menor, Hernán, fue detenido en 2016 y luego, otra vez, en febrero, con un cargamento de marihuana.
“A Luis Alberto Saucedo lo conozco porque es cliente de mi ferretería. La única charla que tuve fue que me ofrecían un camión para comprar y les dije que no porque compro financiado”, declaró Aquino en relación con el Gordo Saucedo, señalado como uno de los tres líderes narco de la zona y prófugo en esta causa.
El viceintendente también admitió que conoció a Federico Morenita Marín, otro sindicado como capo narco, en una isla cuando buscaban a familiares suyos que habían tenido un accidente en el río. Aquino incluso declaró, sin dar más explicaciones, que le avisó a Marín de la presencia de Prefectura en la isla “para que no venga más”.
En plan de hacer su descargo, el viceintendente trató de restarle valor a una serie de conversaciones en las que se lo escucha hablar de “arreglar” la situación legal de su hermano cuando cayó preso por drogas. En relación con esto, sostuvo que si bien dijo eso, fue sólo para tranquilizar a su madre. “Nunca hablé con nadie del juzgado, ni la fiscalía, ni nada”, contó.