A pesar del uso de fondos municipales, las viviendas de Perugorría no avanzan

El diario Clarín volvió sobre el tema de la obras públicas cobradas y no realizadas en la localidad gobernada por Angelina Lesieux. El informe muestra que las casas continúan sin terminarse, paralizadas y en estado total de abandono.

0
214
Gentileza

A pesar de utilizar los fondos de la comuna de Perugorría para continuar con la construcción de las viviendas pagadas en su totalidad con fondos nacionales que se debían haber entregado en 2013, las 40 casas sociales continúan sin techos y a medio hacer.
No bastó con atrasarse en el pago de los salarios con trabajadores del Ejecutivo municipal ni recortarle el presupuesto al Concejo Deliberante local, ni ninguna de las medidas instrumentadas por la intendenta ultrakirchnerista Angelina Lesieux, para acomodar los tantos, teniendo en cuenta que tanto la justicia federal como la provincial le pisa los talones en pos de conocer cuál fue el destino de los 25 millones de pesos que la Nación remitió al Municipio, los cuales fueron cobrados por las cooperativas afines a ella, pero que las obras al día de la fecha no fueron concluidas.
Un nuevo informe del diario Clarín deja al descubierto una vez más a la intendenta alineada al senador nacional por Corrientes del Frente para la Victoria (FPV) Carlos Mauricio Camau Espínola, que busca responsabilizar de todo al Gobierno provincial y al gobernador Ricardo Colombi, buscando justificar lo que no se hizo en su gestión ni en la de actual pareja, y que podría representar uno de los mayores casos de corrupción en la historia de la provincia.
“Yendo por un camino de tierra en mal estado, se encuentra un barrio que aún no se asemeja a su plan original. Son 40 viviendas que tuvieron un costo de $ 13 millones. Allí, en medio de la tierra que aún no termina de drenar el agua que dejó la lluvia, se observan paredes levantadas. Muy pocas cuentan con techo, la mayoría tiene en su interior pastos y maleza. Faltan servicios, el suelo está sin alisar. ‘Tenemos emergencia habitacional, tenemos vecinos que hace años esperan su casa y acá las ves, sin terminar. Ese dinero llegó pero acá no se volcó’, relata la concejal Elisa Fernández (UCR), mientras recorre el barrio en el que desde 2013 prometen entregar las viviendas”, dice parte del informe publicado por el diario de tirada nacional.

El gestor K busca borrarse la marca

El caso de Perugorría esconde una trama con la Secretaría de Obras Públicas de la Nación que manejaba José López –hombre de extrema confianza del exministro kirchnerista de Planificación, Julio De Vido–, que fue detenido en una suerte de convento religioso con millones de dólares y otras monedas extrajeras en su poder, y una ametralladora de guerra.
López era quien se manejaba con correntinos adictos al régimen K para bajarle recursos para la obra pública. En ese momento aparecía como gestor el entonces secretario de Deporte de la Nación, Camau Espínola, donde, orgulloso, lucía su ADN de lacayo favorito de Cristina Fernández de Kirchner. Tras la derrota de Daniel Scioli, candidato a presidente por kirchnerismo, Espínola comenzó con la “operación despegue”, buscando borrar la marca indeleble que lleva de kirchnerista de “paladar negro”. Pero no solo por todos los hechos de corrupción que saltaron a la luz tras la salida del poder, sino porque la Justicia podría encontrar algún vínculo que lo comprometa con alguna de las causas que investiga. Sin ir más lejos, en una grabación filtrada desde las huestes de la intendenta Lesieux se la escucha a ella explicando qué pasó con los fondos que debían haberse destinadas a la construcción de casas, y allí Lesieux, en un arranque de “sincericidio”, dice que parte de ese dinero se utilizó para costear las campañas de Camau, el Partido Liberal (aliado al kirchnerismo local) y la campaña de PJ de Solari.
El informe del matutino nacional continúa: “De esta denuncia se hizo eco la diputada Margarita Stolbizer (GEN) que ante el fiscal Gerardo Pollicita acusó al ex funcionario K por el mal manejo de fondos. ‘El agravante es que en los registros oficiales de la ex Secretaría de Obras Públicas las viviendas figuran concluidas’, explicó Silvina Martínez, abogada de la referente opositora. El lugar queda a pocas cuadras de la casa de la intendenta kirchnerista Angelina Lesieux, que llegó a ocupar su cargo para suceder a su esposo. Se candidateó de la mano de Alicia Kirchner por el partido Kolina. Su propiedad fue allanada en enero. Fue denunciada por la Oficina Anticorrupción por peculado y se sospecha que parte de los fondos del ex Ministerio de Planificación ‘fueron derivados a una red de cooperativas truchas para financiar candidatos del FPV’, sostiene la denuncia”.

El relato de Lesieux

Cuando Lesieux trata de defenderse, su relato roza lo irreal y queda en evidencia que es totalmente falaz. Pero además los argumentos rayan en el ridículo y la caradurez extrema. Cuando responde a la pregunta de por qué el estado de abandono que presentan las viviendas que ya deberían estar entregadas, ella, suelta de cuerpo, asegura: ‘Acá el pasto crece de nada’.
El acuerdo 912/15, expediente N° 97837/15, habilitó el envío de $ 13.647.900 para levantar las 40 viviendas en Perugorría, localidad en donde viven 8.000 personas. “No se avanzó ni en los cimientos de las viviendas; los intendentes kirchneristas recibieron casi la totalidad del dinero en adelanto y debían presentar rendiciones de cuentas y cada vez que pedimos informes en el Concejo Deliberante nunca respondieron”, sostuvo Elisa Fernández en la nota de Clarín.

No hay comentarios

Registrarse / Acceder

Dejar respuesta